Saturday, November 03, 2012

Los enfoques para superar la crisis internacional y sus consecuencias

Hoy, como en los años 1930, se confrontan dos enfoques para salir de la crisis. De un lado, están los que creen que la austeridad fiscal o el recorte del gasto fiscal, es la salida; y, en la antípoda, están los que consideran que los gobiernos son los que deben reactivar la economía con sus gastos deficitarios. Esta es la ruta que Keynes le sugirió al presidente Roosevelt en la carta que le dirigió el año 1933: «si usted me preguntara qué le sugeriría en términos concretos para el futuro inmediato, yo –decía Keynes-- le respondería así: en el ámbito de la política interior, yo pondría en primer lugar la realización de un gran volumen de gastos del gobierno financiado con préstamos».

Hacia el estancamiento prolongado

Los que impulsan la ruta de la austeridad fiscal para los países de la eurozona suponen que las deudas y los déficits crecieron por la irresponsabilidad de sus gobiernos y que, por lo tanto, requieren de ayudas condicionadas a la consolidación fiscal. La situación no es distinta en Norteamérica. No sale definitivamente de la recesión y va rumbo al denominado «fiscal cliff» (abismo fiscal); es decir, a un recorte automático del gasto del gobierno, junto con aumentos de impuestos, este año, si el Congreso no hace nada.  Los recortes de gastos --de casi 600,000 millones de dólares—y las alzas de impuestos empezarían en 2013.

Si se impone la ortodoxia de la austeridad, como parece, Europa y Estados Unidos sufrirán un estancamiento más prologado. La política monetaria actual resultó claramente insuficiente. En consecuencia, el contexto mundial para países como Perú no es ni será bueno para sus exportaciones, sobre todo para las no-tradicionales. Por otro lado, lo que ocurra con China tiene importancia por los precios de las materias primas que Perú exporta. Si la crisis norteamericana y europea desacelera notablemente el crecimiento Chino, el impacto recesivo en Perú será mayor. Pero, si la desaceleración de China no es significativa, debido al crecimiento de sus mercados internos, el comercio con este país conservará tanto el carácter primario exportador de la economía peruana como su ritmo de crecimiento actual basado en la expansión de los sectores no transables de baja productividad. 

El carácter de la crisis norteamericana y europea

Impulsar el crecimiento mediante el aumento del ingreso disponible de empresas y familias recortando impuestos, tampoco funciona. Esto es así, porque, dado el carácter de la crisis actual, las empresas y familias prefieren conservar efectivo y cancelar sus deudas, en lugar de gastarlo en bienes y servicios. ¿Por qué ocurre este tipo de comportamiento? 

La recesión prolongada de los años 1930 y la actual (la norteamericana y europea) tienen una característica común: fueron precedidas por una burbuja de precios de activos financiada con creciente deuda (cuyo origen no discutimos aquí) y comienzan con el estallido de esta burbuja que hace colapsar los precios de los activos. Como consecuencia de ello, se deterioran las hojas de balance del sector privado (de consumidores e inversionistas): los pasivos o las deudas (cuyos valores permanecen) superan al valor de los activos (porque sus precios han caído). Comienza así un proceso de liquidación de deudas que da lugar a «perturbaciones graves en todas, o casi todas, las otras variables económicas». «Cuanto más pagan los deudores, más deben», dice Fisher (The debt deflation theory of Great Depressions, 1933). Con la liquidación de deudas, el gasto en consumo e inversión se desploma generando recesión y desempleo; y, esta caída se agrava debido a que deudores y acreedores (bancos) tratan de conservar más efectivo. Los rescates del sistema financiero y la política monetaria ayudan, pero no resuelven el problema. «Usted puede llevar el caballo al agua, pero no puede obligarle a que se lo tome».

 La necesidad de una reforma en la Eurozona

¿Saldrán de la crisis los países de la Eurozona aumentando solo el gasto fiscal? Hay que recordar que estos países tienen sus propios presupuestos y políticas fiscales, tienen desiguales estructuras económicas y dispares niveles de modernización y productividad, pero todos tienen el Euro como moneda única. Se incorporaron a la Unión Europea renunciando a su soberanía monetaria y, por lo tanto, a la utilización del tipo de cambio para enfrentar sus desequilibrios externos. Al carecer de su propia moneda, la deuda de estos países tuvo las características de la «deuda externa» de países como el nuestro.

Un país que se endeuda en su propia moneda, al mismo tiempo que controla las decisiones de política monetaria, nunca cae en insolvencia. La Eurozona tiene el defecto entonces de haber creado un banco central que no es el banco de sus respectivos gobiernos y que podría haberlos ayudado a administrar sus deudas. Por consiguiente, la salida de la crisis en la Eurozona requiere, además, de un cambio institucional como, por ejemplo, la creación de una autoridad fiscal única y/o la emisión de solo deuda interna prohibiendo la emisión de deuda «externa»

A modo de conclusión
Si lo más probable es un contexto internacional con mercados estancados, el Perú tiene abierta la oportunidad de implementar políticas de desarrollo agrícola, agroindustrial e industrial (para diversificar su matriz productiva), expandiendo, al mismo tiempo, los mercados internos y adoptando en serio un política cambiaria consistente con este objetivo.


Publicado en el diario La Primera, el sábado 3 de noviembre.

1 comment:

Antonio MARTINEZ MESEGUER said...

1.- DIGNIDAD PARA LA HUMANIDAD



Para atajar la actual crisis mundial por la escasez del dinero actual en el 80 % de la población mundial solo he encontrado una respuesta adecuada.

Esta respuesta se fundamenta en la eliminación del dinero tangible actual de todo el mundo y sustituirlo por una moneda única NO TANGIBLE solo electrónica para todo el mundo.

La moneda única nueva deberá ser administrada totalmente por un centro único mundial (ONU). En este centro se harán todas las transacciones mundiales, cobros y pagos.

Para que se comprenda claramente, veamos un ejemplo de utilización de la citada nueva moneda única electrónica. Cuando hagamos una transacción en un comercio cualquiera, el que cobra nuestro pago no es el comercio sino que lo hace el centro único mundial.

Actualmente los países están creando miles de millones de su moneda todos los meses. Pero tiene un problema esta continua emanación de dinero y es que se utiliza para soportar las deudas públicas y privadas. No llegan a los realmente necesitados que son ese 80 % de la población mundial.

Todos tendremos nuestra tarjeta personal que posee ese dinero electrónico. Tanto las personas, como las empresas, como las instituciones jurídicas, como los países.

Todas las personas físicas recibirían una anualidad entre un mínimo y un máximo por un importe que variaría de acuerdo a varios parámetros como su trabajo, edad, estudios, situación física, etc...

Todas las empresas recibirán una anualidad en concepto de beneficios por un porcentaje de su facturación anual en dependencia del sector a que pertenezcan entre un 1 % y un 5 %. Recibirán una mensualidad para cobertura de sus gastos con un porcentaje sobre su facturación mensual dependiendo del sector a que pertenezcan. A observar la ausencia de pago de salarios, impuestos y seguridad social.

Igualmente todas las instituciones y países recibirían una anualidad para su funcionamiento y administración dependiendo de sus parámetros como número de habitantes, territorio, etc...

Se supone que esto es nada más un esbozo de lo que debería ser, para afinar todo el sistema será necesario la colaboración de todos los países y personas necesarias. Pero ya es urgente instaurarlo por la creciente pobreza en todo el planeta.

Con este sistema instaurado se eliminarán las principales lacras actuales como el hambre, la pobreza, la corrupción, la ambición, las mafias, la explotación, la avaricia, etc...

Podriamos expresar la idea como la fuente constante que bañaría todo el mundo. Como no pagarían el salario las empresas, se supone no tendrían inconveniente en engrosar en sus plantillas toda la mano de obra necesaría e incluso más.

La sanidad y la enseñanza serían totalmente gratuitas.

No existirán impuestos, ni planes de jubilación, ni pagos a la seguridad social y algunas cosas más.

En contra de la forma actual, en este supuesto solo podría tranmitirse por herencia el 50 % del valor de la tarjeta al fallecer. Para evitar acumulaciones no deseadas para el resto de la humanidad.

Solo es necesario que se propongan unos debates para poder afinar la idea.

He escrito un cuento explicativo al hilo de la idea, es un cuento corto de 15 páginas. Lo enviaré por correo electrónico a todos los que me lo pidan a mi buzón indicado debajo. Gratuitamente.

Si necesitan mayor aclaración por favor dirigir un correo a mi dirección ..

Ver resto de entradas ... http://escape-crisis.blogspot.com.es/ - Antonio Martínez Meseguer

Antonio Martínez Meseguer
meseguer901@msn.com