Saturday, August 30, 2014

Rumbo a la recesión económica y la responsabilidad de Castilla

Hace ya bastante tiempo (véase nuestro artículo del 25-05-2013), advertimos que después de junio de 2010 empezó un proceso sostenido de desaceleración del crecimiento de la economía peruana. Las tasas de crecimiento mostraban claramente una tendencia decreciente, aunque no muy pronunciada. Entre julio de 2011 y noviembre de 2013 el promedio de las tasas mensuales anualizadas fue de 5.8%, pero con una tendencia a la baja debido a que en algunos meses de este mismo período, las tasas disminuyeron hasta alrededor de 3%, cifra sólo comparable a las que se registraron en el año 2004. Después de noviembre de 2013 el proceso de enfriamiento económico se agudizó. En el Gráfico 1 se observa una caída en picada de la tasa de crecimiento desde 8.1% en noviembre de 2013 a 0.2% en junio de este año.
Gráfico 1
 
 
La explicación interna de la desaceleración
La desaceleración ocurrida durante los últimos 48 meses se explica, en gran parte, por el estancamiento relativo de la demanda externa por nuestras exportaciones tradicionales y no tradicionales, y, la desaceleración del aumento de los precios de los minerales. A estos hechos se le adicionó, recientemente, el cambio en la política monetaria de los Estados Unidos (menores inyecciones de dinero a su economía mediante la compra de bonos y anuncio de la FED de aumentar su tasa de interés de referencia), que ha dado lugar a salidas de capitales extranjeros de nuestro país. 
Sin embargo, la caída espectacular y sin mayores oscilaciones de la tasa de crecimiento del PBI en los últimos seis meses tiene, además, un explicación interna: la desaceleración notable de la inversión pública que está bajo la responsabilidad del ministro Castilla. En el primer trimestre de este año crece a la tasa de 7.9%,  casi la mitad de la tasa que se registró en el mismo período de 2013 (15.2%); y, en el segundo trimestre de este año cae estrepitosamente a la tasa de -4.5%.  No hubo previsión ni se tomaron las medidas adecuadas para enfrentar oportunamente los efectos negativos del estancamiento de las economías de Europa y Estados Unidos, la desaceleración del crecimiento de China, y la consecuente reducción de los precios de los minerales.
Desde la crisis internacional de 2008-2009 disminuyeron las tasas de crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios y, desde el año 2012 sus montos empiezan a caer en cifras absolutas.  En los primeros dos trimestres de este año disminuyeron en 1.7% y 4.8%, respectivamente. Por su parte, la cuenta corriente de la balanza de pagos registra déficits desde el año 2008 y estos aumentan sostenidamente desde el año 2011. Los déficits son de -1.9% del PBI en 2011, -3-3% en 2012 y -4.5% en 2013. Los déficits registrados en los dos primeros trimestres de 2014 fueron de -5.7% y   de -7.3% del PBI, respectivamente. Castilla no tomó ni sugirió medida alguna para disminuir la vulnerabilidad y dependencia de la economía a factores externos. Mantuvo la especialización primario exportadora y descuidó el desarrollo industrial, agroindustrial y agrícola.
Hay recesión en la Manufactura
Según el INEI el PBI del segundo trimestre de 2014 creció en 1,7% respecto a similar periodo del año anterior, mientras que la producción de la actividad manufacturera se contrajo en 3.4%.  Desde el mes de diciembre de 2013 --con la excepción del mes de febrero de 2014--, la tasa de crecimiento del PBI desestacionalizado ha sido negativa. Son seis meses de contracción aunque no consecutivos, de lo contrario la economía peruana estaría técnicamente en una recesión.
Gráfico 2
 
Hay que mencionar, sin embargo, que la actividad manufacturera sí se encuentra técnicamente en recesión. De acuerdo con el INEI, durante los dos primeros trimestres de 2014 la producción manufacturera disminuyó en 2.3% y 3.2%, respectivamente. El Gráfico 2 muestra que la producción desestacionalizada de la manufactura fue relativamente más pronunciada que la del PBI. La caída de esta producción en 3.5% el segundo trimestre de este año, se explica por la contracción de sus industrias que producen tanto para el mercado interno como para el mercado externo (textil y cuero, productos metálicos, madera y muebles, etc.). 
El papel de la actividad «Servicios financieros, seguros y pensiones»
Desde el primer trimestre de 2013 la producción de la actividad «Servicios financieros, seguros y pensiones» registra tasas de variación crecientes mientras que se desacelera la tasa de crecimiento del PBI. Los dos últimos trimestres de 2014 esta divergencia se acentúa de manera espectacular: el PBI crece a las tasas de 5.1% y 1.7%, mientras la producción de «Servicios financieros, seguros y pensiones» lo hace a las tasas de 14.4% y 15.2%, respectivamente.
Si se elimina de la contabilidad del PBI la producción de «Servicios financieros, seguros y pensiones»  --que no sabemos exactamente cómo se mide--, las tasas de crecimiento durante los primeros trimestres  de este año habrían sido de 4.7% y de 1.1%, en lugar de 5.1 y de 1.7%. 
A modo de Conclusión
La responsabilidad del ministro Castilla en la exacerbación del enfriamiento económico es indiscutible. Castila representa la continuidad neoliberal, mientras que la situación económica por la que atraviesa el país exige una transformación, una solución de continuidad.
 
 
Publicado en el Diario UNO el sábado 30 de agosto