Wednesday, March 23, 2011

El estertor de un cortesano: de J. de Larriva a J. de Althaus


Jaime de Althaus ha escrito El Estertor de Velasco, un artículo vergonzoso y lleno de odio contra Ollanta Humala. Aquí la respuesta.

Althaus dice: «Ollanta Humala reconoce que el país está creciendo, lo que, si hubiese lógica, implicaría una aceptación del modelo económico».
Este razonamiento expresa incultura y simpleza. Una economía puede crecer, por ejemplo, acentuando la desigualdad en la distribución del ingreso, como ocurre en nuestro país, y por simple sentido común no tenemos por qué aceptarla.
Althaus fantasea que la desigualdad ha disminuido. Nuestro antropólogo no ve la realidad. El actual coeficiente GINI de 0.6 (que mide el grado de desigualdad), es similar al de hace 35 años. Entre los años 2000-2008 el PBI per cápita y las exportaciones reales per cápita crecieron a las tasas de 47.2% y 69.1%, respectivamente, pero los salarios reales promedio decrecieron 10%.

Althaus dice: Ollanta Humala «ofrece beneficios considerables a grupos específicos: una pensión de jubilación para todos los mayores que no la tengan, cunas para todos los bebes y niños, universalizar la Educación inicial (aunque esto lo ofrecen todos), subir sueldos, etc. En lugar de reducir costos y trabas para que los informales se formalicen y contribuyan para acceder a seguridad social y pensiones, propone regalar la seguridad y las pensiones para que no tengan necesidad de formalizarse y mantener, así, a una clientela política permanente: dependientes en lugar de ciudadanos».
Esto es un desatino, un infundio y una mendacidad. Todo en uno. Los grupos específicos son: niños de 0 a 3 años, niños de Educación inicial, adultos que no tienen ingresos, profesores y policías con sueldos miserables. Althaus está entonces en contra del bienestar de los adultos mayores sin ingresos, de los niños de 0 a 3 años, de maestros y policías con sueldos miserables. Ciertamente no imaginamos que él esté reclamando la formalización de «estos grupos específicos». Sería un absurdo. No entendemos, por lo tanto, por qué está en contra que el Estado los atienda. Trampea en su redacción para no decir directamente que está en contra del restablecimiento de los derechos laborales. Cree, como PPK, que basta con reducir costos (bajar el IGV) y trabas para formalizarse. No ha entendido que la informalidad es resultado del modelo económico que defiende. Según la evidencia empírica del Global Entrepreneurship Monitor, de 2010, la creación de actividades microempresariales de bajísima productividad se debe a la poca demanda de asalariados adecuadamente pagados por parte del sistema económico vigente. Cuando el modelo se sustenta en el «cholo barato» no hay ciudadanos, no hay comunidad política territorializada. ¿Qué sería de Althaus si la empresa en la que trabaja le pagara el salario mínimo?

Althaus dice: «para financiar esa costosa distribución de beneficios y sueldos» Ollanta Humala subiría «considerablemente la carga tributaria a la minería». Con un aumento del impuesto a la renta a 45%, con el impuesto a las sobreganancias, con el pago de regalías «tranquilamente podríamos llegar –dice-- a una carga de 60% sin considerar el 8% de las utilidades que van a los trabajadores».
Nuevamente la mendacidad. Que las empresas mineras no pagan canon, es una verdad monda y lironda. Pero en ninguna parte del plan de gobierno de GANA PERÚ se dice que el impuesto a la renta aumentará a 45%. Lo que se dice es que se va a generalizar el pago de regalías fijando la tasa en función de las ventas brutas, que se va a aumentar el impuesto a la distribución de utilidades de 4.1 a 5.6% y que se va a aplicar el impuesto a las sobreganancias.

Althaus dice: «es la receta perfecta para que no venga más inversión, más aún considerando que la carga tributaria (actual) sobre la minería es mayor que en nuestros competidores como Chile y Australia».
Otra mentira y desconocimiento. El sector minero tiene una tasa implícita de pago de impuestos de 32.87%, en Chile es 35% y en Australia está entre 30% y 51% (tiene regalías, impuesto a la renta e impuesto a las sobreganancias). Y, claro, nuestro antropólogo no menciona las enormes ventajas tributarias que disfrutaron y aún disfrutan las empresas mineras. Si todas estas ventajas se adicionaran a sus rentas, la tasa implícita sería mucho menor al 30%.

Finalmente, Althaus dice: «al retraerse la inversión, el gobierno nacionalista pasaría a la segunda etapa, señalada en el plan de gobierno: la nacionalización de los sectores estratégicos y acaso al círculo vicioso de las expropiaciones, como en Venezuela (echando) por la borda la conquista más importante de la nación peruana en su historia republicana: un crecimiento que genera reservas, que no expulsa sino repatria capitales y que reduce la pobreza de manera rápida».
¿Por qué se recurre a la calumnia? ¿En qué página del plan dice que habrá expropiaciones? El modelo que defiende genera superávit en la balanza comercial que se anula con la repatriación de las utilidades del capital extranjero. Entre enero de 2006 y setiembre de 2010 los capitales extranjeros expatriaron utilidades por casi 37,000 millones de dólares y sólo ingresaron como inversión extranjera directa cerca de 27,000 millones de dólares. Althaus está desempeñando el papel de José Joaquín de Larriva, el periodista de El Investigador, de inicios de la segunda década del siglo XIX.


Félix Jiménez es Jefe de Plan de Gobierno de GANA PERÚ y Candidato al Congreso por Lima con el número 9.


Publicado en el diario La Primera, el 23 de marzo de 2011.

2 comments:

Julio Echeverría V. said...

Puedo entender la indignación, y todo indica que la bestia está herida y ve amenazada su existencia, por tanto el peligro acecha.
No es novedad que el Fascismo Monetario Internacional reaccione de esa manera y desencadene sus desenfrenos cuando las finanzas empujan al sistema neoliberal a estas recaídas feudales.
Ya antes de Goebbels, un tal Friedrich Ebert fungía como imparcial mediador (experto en el diálogo, de izquierda a derecha) para luego aliarse con los financistas y asesinar por la espalda, como lo hicieron con Rosa Luxemburg.

Primeramente, de quién estamos hablando y el problema de quién queremos resolver.
No es acaso 'de Althaus' el mismo vocero y propagandista del hombre de la Bahamas, que escaló hasta la dirección de Expreso y casi heredero putativo. El antropólogó que recientemente escribe acerca de La revolución del capitalismo en el Perú?.
Por cierto, visión no le falta, y ve más álla de lo evidente; porque para cualquiera que viva en este país puede ser evidente que nuestras exportaciones 'no tradicionales' distan mucho de ser producto de nuestra industria pesada de bienes de capital, de qué capitalismo habla?
Querrá resolver acaso el problema de esa banda de comerciantes internacionales (que por generaciones han acuñado apellidos a nivel internacional) por comisionar el saqueo de nuestras materias primas y aceitar a unos cuantos funcionarios públicos para hacer del Estado cómplice, ciego, sordo, mudo, maco y cojo, y finalmente criticarlo de inoperante, de repente se refiere al capitalismo anti-industrial.
Esto se parece más al lavado financiero de la industria del capital blanco que tanto defendió el así llamado Cara de flecha.
Creo que compararlo con José de Larriva es un error, Larriva al menos era mordaz; pero la histeria de este plumífero, sólo es comparable con los apologistas directos de Diego Portales, que jamás permitirían que el Perú sea la cuna de los Estados Unidos de Sudamérica.
En su programa televisivo al atacar conjuntamente con D. Córdova a Daniel Abugatás olímpicamente omitió el diezmo cuprífero asignado a las FF.AA. chilenas, al comparar los impuestos mineros, para ser bien equitativa la comparación.
Menos mal que estamos en Democracia y espero que la respeten, si no habrá que hacerla respetar.
Saludos,

Esponja said...

Primero quiero felicitarte por el blog y toda la información que presentas, no siempre es tan fácil acceder a cierto tipo de información, en especial la que los medios de comunicación manipulan por su propio bien. Por otro lado, a pesar de que tienes razón en que el modelo económico actual no se podrá mantener mucho más y si lo hace es porque beneficia a quienes pelean arduamente por mantenerlo, humana no inspira confianza primero porque no ha recibido una educación profesional adecuada, segundo porque no se ve una actitud de liderazgo y por ultimo su afición por Chávez (Venezuela) y Lula (Brasil) solo indican que un supuesto gobierno suyo podría terminar mal. Espero que en caso Humala no salga presidente puedas llegar a un cargo en el gobierno.